Flash es un moribundo que se resiste a desaparecer. Ésa es la opinión de gran número de desarrolladores, expertos o fabricantes, que han ido recortando el alcance de esta herramienta para animaciones, vídeos o apps en la red. Steve Jobs ya se adelantó hace años al capar Flash en su iPad, y paso a paso otras plataformas han seguido este camino. Android dejó de lado flash, los navegadores modernos como el Internet Explorer de Windows 8 ya se han basado en HTML5… Algunas voces destacadas ya reclaman una fecha para poner fin a flash y abrazar otras alternativas más seguras.

La seguridad, ese gran desconocido

Y es que el principal motivo por el que Flash se enfrenta a una extinción que parece inevitable es la seguridad. O más en concreto, la falta de seguridad. Adobe lleva años intentando mejorar este aspecto, pero sus esfuerzos hasta la fecha han sido infructuosos. Son demasiados los agujeros por los que los cibercrminales han podido atacar a los usuarios, y casi cada mes surge una nueva amenaza cuya solución llega (por lo general) tarde. La última de estas vulnerabilidades se descubrió tras el robo de datos de una empresa italiana de seguridad que trabaja para los gobiernos con herramientas de espionaje. Dicha empresa utilizó durantes meses un agujero que que no había salido a la luz y permitía entrar en el ordenador de la víctima sin que se diera cuenta.

Las reacciones

El descubrimiento de una vulnerabilidad sin resolver que se había hecho pública y que cualquier hacker podría aprovechar a su favor hizo que Mozilla tomara una decisión drástica (aunque temporal). Bloquear por completo el plugin de Flash en el navegador hasta que Adobe lanzara una nueva versión segura de esta plataforma. El bloqueo apenas duró unos días, pero dejó (todavía más) en entredicho la viabilidad de Flash a medio y largo plazo.

No es el primer golpe que recibe Adobe en los últimos tiempos, y no parece que vaya a ser la última. Steve Jobs ya se adelantó en 2010 al rechazar el soporte para Flash en su tablet iPad. Este movimiento quizás llegó demasiado pronto, pero el tiempo ha acabado de darle la razón definitivamente. Probablemente, el golpe definitivo que recibió Flash es la decisión de Google de dejar de lado Flash en Android, el sistema operativo dominante tanto en smartphones como en tablets.

¿El final está cerca?

Desde entonces, Flash atraviesa una situación incómoda. La inmensa mayoría de los expertos y fabricantes coinciden en que deben dejar atrás esta plataforma, pero todavía son muchos los desarrolladores reticentes a dar el salto a otras alternativas como HTML5. Ante esta situación, el responsable de seguridad de Facebook ha exigido públicamente que se ponga una fecha definitiva para la desaparición de Flash, para empujar a los fabricantes y desarrolladores a dar el salto. De momento, Adobe se resiste. ¿Durante cuánto tiempo?

Actualidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *